Cómo saber si tu niño está listo para el entrenamiento

Cómo saber si tu niño está listo para el entrenamiento

¿Tu hijo está listo para comenzar el aprendizaje para ir al baño? Todos los padres eventualmente enfrentan este tema, pero existen varias señales que pueden ayudarte a determinar cuándo es hora de comenzar el entrenamiento. La verdad es que ningún niño aprende igual que otro. El secreto para tener éxito en el aprendizaje para ir al baño es adaptarte al estilo de aprendizaje único de tu niño.

Las 10 señales de preparación

Ya sea que el aprendizaje para ir al baño de tu niño comience más temprano o más tarde, a los indicios de "cuándo es el momento" te los dará tu niño. Esa independencia emergente comienza a manifestarse y los niños desean complacer. Es el momento de comenzar a observar atentamente estas señales de preparación para el aprendizaje para ir al baño. Pregúntate si tu hijo:

  • Se mantiene seco por al menos dos horas.
  • Está seco después de la siesta.
  • No se siente cómodo con pañales sucios.
  • Muestra un creciente interés por el baño.
  • Pide usar el baño u orinalito.
  • Tiene evacuaciones regulares y predecibles.
  • Pide usar ropita interior Big Kid o de "grande".
  • Utiliza palabras o lenguaje corporal cuando necesita ir al baño.
  • Sigue indicaciones verbales simples.
  • Camina hacia y desde el baño, ayuda a desvestirse.

Si tu niño muestra dos o más de estas señales, es un buen indicio de que está preparado para comenzar con el aprendizaje para ir al baño.

¿Estás listo?

Las señales de preparación que muestra un niño son las pistas para que los padres comiencen a prepararlo comprando productos tales como un orinalito pequeño, calzoncitos entrenadores y libros infantiles sobre cómo usar el inodoro. También puedes dejar que tu pequeño practique en el orinalito.

Navega por el área Comienzos de Big Kid de Pull-Ups.com para obtener más consejos y aprovecha los juegos de aprendizaje, los concursos y las canciones para motivar a tu niño. Recuerda las ideas básicas de ser un buen entrenador para tu alumno, haz que todo sea motivador desde el principio y sé paciente, positivo y constante. Concéntrate en lo que tu niño hace bien. Sé optimista. Así harás que todo sea más fácil, simple y gratificante para los dos.

Un comienzo exitoso

Cuando tú y tu niño estén preparados para comenzar con el entrenamiento, haz que sea un acontecimiento importante. Marca el comienzo del entrenamiento presentándole a tu niño los calzoncitos entrenadores de Pull-Ups® y el orinalito. No te preocupes por cumplir objetivos difíciles y a corto plazo. Sin importar lo que te haya dicho tu madre, no hay una edad adecuada para comenzar con el aprendizaje para ir al baño. La mayoría de los niños muestran señales de preparación entre los 18 y los 24 meses de vida. Una vez que comienzas, el aprendizaje para ir al baño dura alrededor de ocho meses en promedio.

Con una mirada positiva y un poco de creatividad, el aprendizaje para ir al baño puede tratarse sobre todo de calidad de tiempo. Encuentra maneras de captar el interés de tu niño desde el principio. Anima la diversión con actividades como decorar el orinalito, elegir premios o crear juntos un cuadro de progresos especial.

Y no te olvides de llenarlo de elogios y premios desde el comienzo. Poder jactarse y la expectativa de los aplausos son una excelente motivación para tu niño. Por eso, aprovecha aquellos momentos para celebrar y compartirlos con las personas que dan ánimo a tu niño.

Listos, preparados... Aún no

Si tu niño comienza bien y después se bloquea por completo, ¡no te preocupes! No es extraño que el orinalito vuelva a quedar en el armario durante semanas o incluso meses. Si tu niño pierde interés, espera un par de semanas e inténtalo otra vez.

El aprendizaje para ir al baño es un proceso del desarrollo. El cuerpo y el cerebro de los niños están en constante desarrollo, y cada etapa nueva establece la base para las etapas venideras. No hay ningún tipo de enseñanza que haga que estos desarrollos se lleven a cabo antes de tiempo. Todo será más fácil y placentero si esperas hasta estar seguro de que tu niño está preparado.